Information - PEZ
 

 

 

                       

                                                      Fotografía de Mariola Kugler    

 

 

 

Desde que Patricia de Salas y Beatriz Mezquíriz abrieron en 2004 las puertas de Pez el espacio se convirtió en una referencia de sofisticación y estilo.

 

La luminosa tienda, 300 metros cuadrados  abiertos en el solar de una antigua farmacia militar, apostaba por una serie de marcas que hasta entonces nadie vendía en España pese a que empezaban a ser punteras en los mejores circuitos de tendencias de Europa.

 

Pez, exquisita y refinada como un rincón de París pero a la vez pragmática y urbana como un local neoyorquino, se convirtió en poco tiempo en la tienda fetiche de cualquier mujer que piense que lo elegante y exigente no está reñido con lo confortable y actual.

 

La apuesta de sus propietarias, pioneras en asentarse en una de las mejores zonas de compras de Madrid, se ha dejado ver desde entonces en la selección de prendas y objetos que cada año renuevan hasta lograr que cada temporada su escaparate brille con personalidad propia. Una suma de estilo y calidad al que nunca han renunciado y que no quiere vivir al dictado de la moda. Se podría decir que Pez persigue los mejores básicos del mercado para sus fieles clientas. Pero eso sería decir poco. Estilistas, actrices, artistas, modelos… la bohemia y la élite de la ciudad encuentra en Pez el lujo de vestirse con prendas intemporales sin renunciar por ello a las tendencias de cada temporada. 

 

Más que una tienda al uso, Pez es la prolongación del armario y de la casa de sus dueñas, cuya ambición desde el primer momento fue lograr un lugar donde el trabajo jamás acabara en rutina y donde se vendieran las cosas que a ellas les gusta comprarse.  De Golden Goose, marca italiana del lujo vintage que en pocos años ha convertido sus botas y zapatillas en verdaderas piezas de coleccionista que crean adicción, a Humanoid, la casa belga que entiende el minimalismo y la comodidad como la vía perfecta para una mujer urbana, trabajadora y sexy o los inimitables pañuelos y fulares de Faliero Sarti,  verdadero  ejemplo del lujo artesanal italiano. Firmas internacionales (Les Prairies de París, Nicholson & Nicholson, Iro ...) y también nacionales, comoMasscob, la marca gallega  que entiende a la perfección el sentido actual de la feminidad y Vanesa Lorenzo, una colección que ella misma define como "Lujo Silencioso". Pez ofrece una selección de calzados y complementos  que va de las bailarinas francesas Repetto a los sensacionales bolsos italianos de Campomaggi, perfecto ejemplo de funcionalidad y de calidad.

 

Y frente a las prendas prácticas, los más exclusivos caprichos. Joyas antiguas y ropa capaces de despertar todos los sentidos y firmas estelares del diseño que solo pueden encontrarse en esta tienda madrileña, la única en Europa en la que se pueden encontrar las exclusivas joyas japonesas Noguchi, cuyas delicadas piezas únicas de oro y brillantes grises, blancos y amarillos son uno de los secretos mejor guardados del local. 

 

Más allá de ese effortless chic que caracteriza ese estilo de la tienda, Pez posee una inteligente selección de muebles (industriales y daneses),  porcelanas, alfombras y lámparas que completan ese “hogar” que Beatriz y Patricia soñaron para su clientela. 

 

        En 2010, ante el éxito de la tienda,  la aventura se prolongó con un nuevo local en la misma calle y a pocos metros: Pez chico. Una tienda para hombre que sigue los mismos principios que su hermana mayor con marcas como Golden Goose, Homecore, Melinda Gloss, Hence ...

 

        Ropa, muebles, joyas, bolsos, zapatos, botas… Pez pertenece a ese exclusivo ramillete de tiendas del mundo que han logrado demostrar que algunos espacios multimarca son la respuesta más personal y contemporánea a la belleza, comodidad y estilo de vida que todos deseamos alcanzar.

 

                                                                      Texto de Elsa Fernández-Santos.